domingo, 12 de febrero de 2017

La pesca del salmón en Yemen-Paul Torday



Título: La pesca del salmón en Yemen
Autor: Paul Torday
Editorial: Salamandra
Número de páginas: 315
Año: 2007

**Reseña publicada originalmente en el site Mi Nueva Edad.

https://www.minuevaedad.com/actualidad/2017/2/1/la-pesca-del-salmon-en-yemen/

Con su primera novela, La pesca del salmón en Yemen, el escritor británico Paul Torday obtuvo un gran éxito literario. Contaba, entonces, con 59 años, y llevaba toda la vida realizando grandes obras de ingeniería marina continuando la senda de la tradición familiar. Quizás, por la gran distancia del autor con el mundo de la literatura, el libro está impregnado de un carácter especial, con una mirada cercana al lector que, de inmediato, se identifica con los sentimientos de algunos de los personajes.
 
La pesca del salmón en Yemen es la epopeya de un soñador, el doctor Alfred Jones. Es la historia de un hombre gris que, por un instante, llegará a creer posible la realización de un proyecto disparatado: el intento de introducir salmones en el Yemen. La idea, auspiciada por el poderío económico del encantador jeque Mohamed ben Zaidi, pondrá en marcha toda una maquinaria que deberá superar numerosos obstáculos. En primer lugar, se encontrará la propia naturaleza, el Yemen no parece el lugar más indicado para que haya salmones, pero pronto se sumarán otras adversidades que amenazarán con hacer fracasar el proyecto. La intromisión de los intereses políticos del gobierno británico, que ve en la tarea una forma de propaganda que mejoraría su imagen en Oriente Medio, será el principal inconveniente al que deberán enfrentarse Jones y Zaidi.
 
Irónica y divertida, la novela indaga en lo complejo de las relaciones personales, en lo frágil que pueden resultar algunas convicciones y anhelos, sobre todo cuando intervienen otros intereses superiores, y que retrata los comportamientos más desaprensivos e interesados de aquellos que poseen el poder y viven inmersos en el culto a la imagen.
 
Las situaciones derivadas del disparatado proyecto de llevar los peces a un lugar como el Yemen sirven para mostrarnos un interesantísimo tapiz humano en donde las relaciones entre unos y otros se cruzan vertiginosamente, dando lugar a momentos repletos de ternura. Sin embargo, la novela tiene un cierto regusto amargo, que además resulta muy cercano gracias a la forma en que Torday ha decidido escribirla: una recopilación de documentos como correos electrónicos, informes, circulares, cartas, anotaciones en diarios, e incluso noticias de prensa, que convierten a la narración en algo muy cotidiano para el lector ya que presencia de una forma directa, sin intervención de ningún narrador, todo aquello que les sucede a los protagonistas del relato. Aquí radica el gran acierto de Torday, su maestría a la hora de mostrarnos lo que angustia al doctor Jones, las ilusiones del jeque, o las componendas en las altas esferas del poder, servidas en las páginas de una forma directa y sin rodeos, consiguiendo emocionarnos con su lectura.
 
Como todo éxito literario, la novela posee una versión cinematográfica; la película, protagonizada por Ewan McGregor y Emily Blunt, realiza cambios sustanciales en la historia y la alejan por completo de un texto rabiosamente entretenido y humano.